Semana laboral de 4 días, realidades y alcances en LATAM

2022 julio 13

Las grandes empresas alrededor del mundo y en países que apuntan hacia el desarrollo económico, han optado por implementar semanas laborales de 4 días sin reducción de salarios a su talento humano.

Esto ha traído resultados alentadores no solo en lo que se refiere a la productividad si no también a los altos ahorros para las compañías.

Durante 2019 en Japón, Microsoft encabezó el cambio de paradigma ofreciendo una semana laboral de 4 días a sus colaboradores sin la reducción de salarios, obteniendo con esto cifras que jamás se hubiesen imaginado.

Las ventas aumentaron un 40%, mostrando un incremento considerable en la productividad de los equipos, aunado a esto se redujo en un 23% el consumo de electricidad y 59% en las impresiones en papel.

A esta nueva propuesta de jornada laboral se han sumado otros países, Perpetual Guardian en Nueva Zelanda, Delsol en España y Signifyd en Estados Unidos, han puesto en marcha programas piloto, que después de meses de medición de indicadores, retro alimentación por parte de los equipos de trabajo y distintos análisis administrativos, optaron por definir y hacer parte de sus políticas de negocio esta nueva jornada laboral.

¿México y LATAM una posibilidad viable?

En el sentido opuesto de lo que está ocurriendo en los países con un desarrollo más acelerado, los países de LATAM incluyendo México, tienen formas de trabajo muy arraigadas que impiden el desarrollo o la marcha de estas nuevas propuestas en el ámbito laboral.

Las empresas deben ser aquellas que den el paso a las nuevas formas y jornadas laborales. Los países deben efectuar un cambio regulatorio y pruebas piloto. La negativa a disminuir las jornadas laborales es marcada en los particulares latinoamericanos, ya que se tiene la creencia de que esto generará baja productividad y pérdidas importantes.

“Las empresas deben estar dispuestas a aceptar una reducción de horas de trabajo, sin modificar el salario. No es aconsejable que las jornadas diarias sean de 12 horas, debido a los mayores riesgos para la salud de los trabajadores y a la seguridad en el lugar de trabajo.

Un horario laboral más corto puede alentar a los empleados a utilizar su energía de manera más eficiente”

Comentó Jon Messenger, líder del Grupo de Condiciones de Trabajo de la Organización Internacional del Trabajo con respecto a la situación.

 

La realidad entre colaboradores

Der acuerdo al “The Future of the Working Week”, realizado por la multinacional Citrix en nueve países, entre ellos México, esto parece ser una realidad muy distante y solo un “sueño” que algunos no ven llegar.

El 51% de los encuestados consideran que no es algo que vean a corto plazo, el 74% ve más cercana una jornada de seis que de cuatro días, esto debido al arraigo cultural de los empresarios del valor del tiempo – dinero.

La pandemia vino a denotar las nuevas prácticas y jornadas laborales. A pesar del home office, los esquemas mixtos y la flexibilidad de horarios, la modificación o adecuación de las ocho horas diarias, seis días por semana, o bien 48 horas semanales parece inamovible.

Además, se ha mostrado que los mexicanos trabajan 2,255 horas al año; la cifra más elevada dentro de las naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Es importante dar seguimiento a los alcances y logros de estas nuevas formas y propuestas de jornadas laborales. Los países que están generando esta nueva tendencia laboral deberán seguir compartiendo sus estadísticas, logros y lecciones aprendidas que puedan comunicarse y llegar a más regiones que adopten estas nuevas prácticas.

Esperemos el efecto dominó alcance nuestro continente permitiendo a la industria latinoamericana, dar un paso importante en la modernización de esquemas y puestos de trabajo para el bienestar de los empleados. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.